FÚTBOL MAYOR: el Globo y ADEA se verán las caras en la final del Clausura

Viernes por la noche especial en Las Varillas, con las dos semifinales del Clausura en la ciudad. Con dos partidos abiertos a cualquier posibilidad y así se terminó dando. Con un ADEA intenso y concentrado a full que le jugó una verdadera final al tricolor en su propia casa. En especial en un primer tiempo en donde mereció irse victorioso, pero que en definitiva fue “placard cerrado” a los vestuarios. Y un inicio del segundo tiempo calcado en donde ahora sí, el blanquinegro de Vaca abriría el marcador. Con la proyección de volantes y marcadores laterales sumándose a los delanteros como en el primer parcial. Y de allí el gol de Vega, marcador lateral izquierdo, para desatar el delirio en el numeroso y colorido público arañense. Resultado, el 1 – 0, que no se modificaría a pesar de que el equipo varillense tuvo sus chances claras para igualarlo, como también la visita de contra para ampliar el marcador.

En otro extremo de la ciudad, Huracan le daría una inmensa alegría a su gente ante un rival chivo y complicado como el carrilobense de Martelotto. En un partido de bajo vuelo futbolístico, donde la visita fue algo superior en un primer tiempo que lo ganó por la mínima, con un bonito gol de Ludueña. Pero el Globo fue y fue por el orgullo de local consiguiendo la igualdad por el interminable “Paco” Beltrami de cabeza. Y no mucho más para depositar en los penales el pasaje a la final. Con la curiosidad del ingreso del golero suplente Salamanca por Bramardi y una definición para el infarto en donde el equipo varillense se impuso por 6 a 5 para saborear las mieles de una expectante definición, otra vez en el parque Álvarez Luque, el domingo ante el blanquinegro.

Comparte

Deja una respuesta

Next Post

Editorial: Nació el varillismo?

Como decíamos previo a las elecciones quedó ratificado que nadie es el dueño de los votos, y que es algo certero que la gente siempre va un paso adelante que los dirigentes. Saben más de lo que los políticos creen, por ende no se dejan engañar y sobre todo cuando […]