Balance de la Cooperativa: números negativos que preocupan y merecen una detallada explicación


El 27 de abril se realizará la asamblea anual ordinaria de la Cooperativa de Energía eléctrica en la cual sin dudas que el Consejo de Administración tendrá que explicar detalladamente a los asociados los resultados del balance 2023, que según lo publicado por la entidad arroja un déficit de 634.085.279 pesos, que comparado con la pérdida de 2022 que fue de 66.885.006 pesos, alarma y genera preocupación por la diferencia o el salto de un período al siguiente.
Desglosando los números por cada servicio se observa un resultado positivo en energía eléctrica de 12.554.208 pesos, que si se lo compara con el superávit de 2022 también llama la atención y prende luces de alerta, ya que el servicio que mejor recauda el ejercicio anterior había logrado un sobrante de 412.782.321 pesos, es decir que de un año a otro el ingreso se le redujo en 400.228.113 de pesos.
Los servicios que más déficit acumularon fueron en primer lugar telecomunicaciones, esto incluye internet, telefonía, televisión, cuyo balance muestra una pérdida de 221.44.273 pesos, es decir duplicó el déficit con respecto a 2022 que fue de 134.990.744 pesos.
Mientras que la sección gas, donde desde hace varios años la planta Grec Gas viene con un déficit importante que ha sido imposible de revertir y por el contrario parece agravarse, en 2023 perdió 113.421.14 pesos, mientras que en 2022 había arrojado números negativos por 89.364.809 pesos.
Evidentemente son dos servicios que requieren un análisis en profundidad, incluso uno de ellos, el servicio de gas, está incluido como punto a tratar en el orden del día.
En lo que se refiere a EMMA, el superávit logrado en 2022, que había sido único en los 25 años que tiene el servicio, el cual fue de 4.111.084 pesos, se revirtió y en 2023 los números volvieron a ser negativos aunque por lo que se observa con números manejables, con un déficit de 849.848 pesos.
Los únicos dos servicios que se mantienen equilibrados son servicios sociales que mantiene números positivos de 13.541.940 pesos, menos que en 2022 que había sido de 19.371.321 pesos; y el área de viviendas que tuvo superávit por 2.372.963 pesos, algo menos que en 2022 que había sido de 3.890.541 pesos.
Lo concreto es que el balance general y el número final generan preocupación, más aún en el contexto económico social del país, resta conocer en detalle, y seguramente las autoridades de la Cooperativa deberán explicar e informar si son números ajustados por inflación, qué hicieron durante el año anterior para tratar de mejorar estos resultados que demuestran que falta ocuparse más, o mejor aún tomar decisiones anticipando el panorama que no parece ser el más favorable, y sobre todo decirles a los socios cómo controlan el gasto, y qué plan tienen para que los servicios que son deficitarios reviertan esa situación.
Lamentablemente no asiste mucha gente a las asambleas, pero sería muy importante que los asociados concurran, participen, puedan plantear dudas, inquietudes, propuestas, es el ámbito adecuado en el cual el Consejo de Administración deberá tomar nota, escuchar, y posteriormente deberá estar obligado a actuar en consecuencia, esa es su función, o por lo menos lo que esperan los asociados que están necesitando respuestas y algo de alivio para transitar una coyuntura compleja.

Comparte
Next Post

Más de mil frentistas ya abonan el servicio de cloacas, al margen de que estén o no conectados a la obra

El director de la EMAV, Ing. Diego González, recordó que los usuarios se dividen en dos categorías, quienes tienen medidores y quienes todavía no los tienen, a los primeros se les cobra en función del consumo y desde 2019 se fueron sumando domicilios con este servicio, que son alrededor de […]