«Hay una presencia muy grande de la fe y la evangelización a través del mundo de las redes»

Celebrando los 60 años de la Diócesis de San Francisco, se inicia la evaluación del Plan Pastoral 2016-2020, que por la pandemia no se pudo concretar el año pasado, y se iniciará en el marco de un camino Sinodal. La primera instancia será el martes 7 de setiembre a las 20,30en la Parroquia Nuestra Señora del Rosario al cual están invitados a participar todos los agentes de pastoral de las diferentes áreas y movimientos.El Padre Daniel Cavallo explicó en qué consiste este camino que se inicia y la metodología en cuanto a su desarrollo. 

Comparte

Lo afirmó el Padre Daniel Cavallo al opinar cuáles pueden llegar a ser las conclusiones de la evaluación que se inicia a nivel parroquial y diocesano sobre el Plan de Pastoral.

Celebrando los 60 años de la Diócesis de San Francisco, se inicia la evaluación del Plan Pastoral 2016-2020, que por la pandemia no se pudo concretar el año pasado, y se iniciará en el marco de un camino Sinodal. La primera instancia será el martes 7 de setiembre a las 20,30en la Parroquia Nuestra Señora del Rosario al cual están invitados a participar todos los agentes de pastoral de las diferentes áreas y movimientos.El Padre Daniel Cavallo explicó en qué consiste este camino que se inicia y la metodología en cuanto a su desarrollo. 

 -¿Qué significa iniciar el camino Sinodal en el marco del Plan Pastoral Diocesano que culminó en 2020?

Padre Daniel- Cuando nos propusimos celebrar los 60 años de la Diócesis de San Francisco a lo largo de este 2021, el Obispo nos formuló dos preguntas en su Carta Pastoral: ¿Cómo ha sido anunciado el Evangelio en estos 60 años y cómo debemos seguir anunciándolo?; para llevar esperanza a nuestro pueblo. A partir de ello, forma un equipo de Sínodo, integrado por dos sacerdotes y un grupo de laicos, entre los cuales hay dos miembros de la Parroquia de nuestra ciudad, con el objetivo de comenzar a diagramar la evaluación del Plan Pastoral Diocesano que culminó el año pasado, pero con motivo de la pandemia no se pudo concretar la evaluación. 

Al mismo tiempo la finalidad es comenzar a planificar el camino Sinodal. La palabra Sínodo en este último tiempo suena de una manera frecuente en el Papa Francisco, porque dice que la sinodalidad es un factor constitutivo de la vida de la Iglesia, y que es el modo de vivir el Evangelio en este tercer milenio. Por lo tanto, ante la pregunta qué es la palabra Sínodo, decimos que es muy usada en la Biblia y sobre todo en las primeras épocas cristianas, es de origen griego que después la suma el Latín, y que significa caminar juntos: “Cruzar el Umbral”. El término eclesiástico hace referencia al modo de escuchar, de dialogar, y de discernir (que son los tres constitutivos de la sinodalidad), que es lo que Dios nos está pidiendo en este tiempo, para hacer presente el Evangelio de Jesús en las circunstancias que nos tocan vivir. 

-¿Cómo se prevé llevar adelante el Sínodo?

Padre Daniel- El modo en que se llevará adelante este “Caminar Juntos”, es el Sínodo, que es una asamblea eclesiástica en la que participa el Obispo, que la convoca, sacerdotes, laicos, siendo un compromiso de los bautizados. El Sínodo hace referencia al tratamiento de distintas cuestiones, que pueden ser canónicas, litúrgicas, en algún caso dogmáticas, por eso la Iglesia en el mundo entero ha tenido Sínodos: dela Familia, los Jóvenes, de los Obispos, distintos temas que se abordan para escuchar, dialogar y discernir, incluso a personas de buena voluntad y de otra profesión religiosa, porque es el modo en el que Dios se va revelando y mostrando el camino que se debe seguir. 

-¿Cuándo está estipulada la convocatoria en la Parroquia de Las Varillas?

 Padre Daniel- En nuestra Parroquia el equipo del Sínodo está en una etapa de motivación, que implica hacer presente el tema, explicar lo que significa, poner sobre la mesa todos los elementos necesarios para ir tomando conciencia de esta realidad. Al mismo tiempo en este año, en especial en esta segunda parte, hasta fin de año, se ha implementado mediante dos instrumentos de trabajo, la evaluación del plan pastoral diocesano, ya que debemos recordar que nuestra Diócesis tiene un camino desde 1990, en función de los diferentes planes pastorales que se han ido elaborando, lo que constituye una riqueza enorme, y que forma parte de este proceso de sinodalidad, por ello queremos cerrar esta etapa evaluando el Plan que culminaba en el 2020, que se hará en cada Parroquia este mes de agosto, y luego en octubre será la segunda instancia. Lo importante es que hay una mirada del Evangelio, sobre todo distintas miradas de Jesús, frente al hombre y la mujer de su tiempo, y el modo en el cual Él presenta el Evangelio del Reino de Dios, para hacerlo eco en cada agente de pastoral, y poder hacer una evaluación de lo que el Plan de Pastoral nos ofrecía, recordando que el mismo tenía cuestiones de relevancia presentando tres desafíos: el tema de la Secularización, la Familia y la expresión religiosa en un mundo complejo. 

Una vez que concluya esta etapa de evaluación, mientras que el año que viene se comenzará a realizar las etapas propias del camino sinodal, que involucra la lectura del marco de la realidad, iluminación y participación de los agentes de pastorales en relación a ese marco mencionado, y ahí sí va a cobrar forma este proceso sinodal iniciado como Diócesis. 

-¿Qué rol juega la pandemia en este  camino sinodal?

Padre Daniel- Hay dos objetivos que nos hemos propuesto en esta evaluación, en primer lugar, ser conscientes de que la pandemia ha formado parte de todas nuestras acciones pastorales, litúrgicas, organizaciones dentro de la vida de nuestras Parroquias y de la Iglesia, pero no es el todo. El primer objetivo es tener este cuidado, la pandemia forma parte del quinquenio en el cual estaba el Plan de Pastoral, pero no es lo absoluto.  Nuestra mirada tiene que ampliarse, si no corremos el peligro de que todo pase por el tamiz de la pandemia y va a carecer de objetividad cualquier evaluación. Una cosa es que la pandemia forma parte de nuestra vida y otra es pensar de que es el absoluto de todo lo que hemos hecho, y no es así, porque hay un camino realizado, ha ocupado un año y medio, y aún dentro de la misma se  han llevado a cabo acciones pastorales.

En segundo lugar esto es una invitación respetuosa con todos los cuidados y que requiere de la experiencia que cada uno hizo, de esta manera catequistas, ministros, integrantes de los distintos grupos, movimientos, cualquier persona que desee, tiene un instrumento fácil para descubrir que en este tiempo de grandes desafíos Dios ha ido presentándole su presencia que ha motivado vivir el Evangelio, y es ahí donde la respuesta personal es necesaria y muy apreciada para ver cómo , después en conjunto, ya sea nuestra Parroquia y luego todas las de la Diócesis, descubrimos cómo se vivieron todos los desafíos que nos presentaba el Plan de Pastoral y cómo estamos preparados para seguir este camino de Iglesia Diocesana en el tiempo presente.

-¿En lo personal que cree que puede surgir como novedoso en el marco de lo vivido en este tiempo de pandemia en especial?

Padre Daniel- Creo que hay una presencia muy grande de la fe y la evangelización a través del mundo de las redes actuales, eso sin duda va a ser un común denominador en la evaluación porque uno lo escucha y lo hemos vivido de esa forma, y ha sido un ámbito nuevo donde nos hemos posicionado como Iglesia, al que antes quizás le teníamos miedo o tal vez no estábamos totalmente instruidos para hacerlo. 

Entiendo también que otra cuestión no menor es darle importancia lo que significa para nosotros la presencialidad en las distintas actividades de la Iglesia, el Papa lo ha mencionado diciendo que en el mundo entero la Iglesia ha sufrido un ayuno de presencialidad, que quizás se podría tomar de manera negativa, sin embargo creo que es algo positivo en el sentido de que nos hizo tomar conciencia de que la presencialidad es “parte constitutiva de nuestra vida” de seres humanos y más todavía nuestra vida de creyente. Creo que esto aparecerá como un desafío logrado y a cuidar, o a acrecentar. 

Comparte
Next Post

Más defunciones, menos casamientos y divorcios en lo que va de 2021

La Jefa del Registro Civil de nuestra ciudad, Marisa Ferreyra, indicó que se efectuaron alrededor de dos mil trámites relacionados con el CIDI requerido para la vacunación que también lo realizaron, a lo que se suman muchos otros blanqueos de clave . Precisó que en un comienzo se acercaron masivamente adultos mayores y posteriormente personas más jóvenes, inclusive que pudieron inscribirse sin el Ciudadano Digital porque así lo permite el sistema nacional y provincial en algunos casos.

Suscríbete Ahora