Cáritas y el Comedor Lucecita recibirán durante el año una importante donación del sacerdote Orlando Gaido, nacido en Las Varillas y radicado en Suiza

Cáritas Parroquial y el Comedor Lucecita recibieron y lo harán durante todo el año, una importante donación del Padre Orlando Gaido, sacerdote nativo de Las Varillas y que actualmente reside en el Cantón del Jura en Suiza donde es director de la Misión de Lengua Española, y en función del afecto que tiene con nuestra ciudad, decidió concretar aportes de relevancia a entidades benéficas y también otorgar un subsidio de un millón de pesos destinado al Hospital Municipal Dr. Diego Montoya, que contribuirá a la obra de ampliación que se iniciará en estos días.
En el caso de Lucecita, Tere Castro, quien coordina y lleva adelante la tarea de asistencia a familias y niños, hace más de veinte años junto a un valioso grupo de mujeres, indicó que el contacto se produce a través del Padre Daniel Cavallo, y posteriormente mantiene una comunicación directa con las personas que trabajan junto al Padre Gaido. “Me preguntaron qué tarea realizamos acá, y en febrero recibimos el primer aporte”, comentó, añadiendo que el dinero llega mes por medio, ya que es un mes para Lucecita y el otro para Cáritas, y así sucesivamente. El primer aporte lo invirtieron en cambiar la puerta del frente del salón y el resto de comprar mercadería.
Por su parte, Lorena Martinengo de Cáritas Parroquial, comentó que todo lo que reciben tiene un seguimiento, donde se envía un informe para que puedan observar a dónde van dirigidos esos recursos. En el caso de esta área de la Parroquia Nuestra Señora del Rosario, compraron mercaderías para módulos alimentarios, telas, medias, y otros elementos necesarios para la confección de los ajuares de bebés que se entregan a mamás y sus bebés recién nacidos, como también compraron útiles para el Programa Emaús (Mochileros) que funciona en el Barrio Cáritas I. “Lo que hacemos es recibir los recursos, destinarlos a lo que se requiere, y posteriormente nos comunicamos con Amelia, que es la secretaria del Padre Gaido, y le contamos lo que estamos haciendo…”, dijo.
Durante la pandemia ambas organizaciones continuaron brindando asistencia a pesar del contexto tan complicado, porque entienden que reciben mucha ayuda de la comunidad y eso las motiva para poder contener y llegar con soluciones a quienes más necesitan. Es así que el Comedor Lucecita continuó con la entrega de ropa los días martes y sábados, lo cual tienen gran demanda por eso se organizó de tal manera que se lleva un control mediante planillas.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es tere-lore2-1024x768.jpg

Creció la demanda de ayuda en los últimos tiempos
Tere Castro, explicó que durante el tiempo de aislamiento se abocaron en gran medida a la asistencia de adultos mayores, a quienes se les lleva aún en la actualidad la comida mediante viandas, y otras personas que están en una situación vulnerable. En el caso de los niños, se acercan las mamás a buscar la comida o lo que necesiten, también se entregaron útiles escolares con parte del dinero recibido. Mientras que recientemente pudieron retomar las actividades de los diferentes talleres y se continúa con el apoyo escolar.
“Siempre le pido a Dios que el comedor dé vida, porque uno de los objetivos es educar, enseñar, salir adelante, no volver a la pobreza. Uno le pide a Dios que se componga todo esto, y nosotros desde acá tratando de educar”, expresó Tere en conversación con EL HERALDO, agregando que la necesidad de las familias es permanente: “este es un momento que les tocó a muchas familias que antes no le había tocado, y tienen dignidad o les da vergüenza pedir, y ven en uno algo y se acercan, entonces nosotros tratamos de no exponerlos, de protegerlos y ayudarlos, somos un grupo que cada uno se encarga de una cosa y de esta manera llegamos a la gente”.
En Cáritas en tanto, todos los miércoles por la tarde están atendiendo en el salón Madre Teresa de Calcuta colindante al centro de Evangelización Santa Rita de Barrio Juan XXIII, pero además están siempre pendientes de las urgencias que puedan surgir a particulares o a familias, continúan con la confección de ajuares para recién nacidos y sigue adelante con muchos chicos que asisten, el Plan Emaús con apoyo escolar y merienda diaria. “Este año tratamos de apuntar a muchas mujeres solas, que hay muchas que son sostén de familia, que tienen hijos que no trabajan ni estudian y por eso han perdido las asignaciones sociales, es un grupo que quizás tenga un pequeño trabajo pero si tienen que pagar alquiler y mantener una casa no les alcanza, por eso tratamos de llegar a ellos. Hay muchas familias que con la tarjeta alimentaria medianamente pueden subsanar este tema, pero hay otras que ni con la misma pueden llegar, sobre todo al tener que pagar alquileres de 12, 14, 18 mil pesos, de manera que estamos abocados a estas mujeres y también a adultos mayores que asistimos con módulos de alimentos, gas, y los podemos incluir en el listado de la Cooperativa por la luz…”, se explayó Lorena con diálogo con EL HERALDO.
Asimismo, añadió que existe una realidad en la ciudad, donde mucha gente se otros lugares se viene a radicar acá y llega sin nada, por lo tanto necesitan desde cama, colchón, mobiliario, vestimenta y sobre la alimentación que por el contexto inflacionario no llegan a cubrir esta necesidad básica.

Los talleres de Lucecita
Recientemente pudieron reiniciarse los talleres del Comedor Lucecita, los cuales son diversos y están abiertos a toda la comunidad, como Lengua de Señas que se inicia los primeros días de mayo, Peluquería, Artística, apoyo escolar: “Hay mucha gente sola que invitamos a que participen y puedan compartir”, señaló Tere.
Después de dos años de estar limitados para poder recaudar fondos que luego se vuelca en alimentos y ayudas a quienes lo necesita, retomaron las ravioladas que tienen pensado concretarlas periódicamente. “Y esta ayuda del Padre Gaido vino realmente del cielo”, destacó Tere Castro.
En ese sentido, Lorena coincidió en que si bien las instituciones reciben mucha ayuda dela comunidad, es un momento complejo para todos, por lo tanto, el aporte del Padre Gaido hizo posible poder llegar con más asistencia a quienes lo están demandando en estos momentos.
Recordaron además, que el Padre Gaido ayudó durante muchos años a Berrotarán donde incentivaron y se pudieron crear con sus recursos, talleres de costura que continúan trabajando muy bien en la actualidad, aunque reconocen que tuvieron varios problemas con la burocracia de nuestro país para enviar elementos, por eso optaron por poder llegar con la ayuda directamente aportando el dinero en efectivo.

El millón de pesos para el Hospital Municipal
Párrafo aparte, merece mencionarse que el Padre Orlando Gaido también realizó la donación de 1 millón de pesos para la ampliación del Hospital Municipal, presentada recientemente por el intendente Mauro Daniele y que se iniciará en los próximos días, obra que ampliará y remodelará el ingreso por la guardia y el acceso de ambulancias, con una inversión total prevista en 5 millones de pesos.

¿Quién es el Padre Orlando Gaido?
Padre Orlando Elsio Esteban Gaido, nació en Las Varillas el 20 de marzo de 1940, hijo de Pedro Gaido y Ángela Trucco, cursó en la escuela primaria Nro. 23 (actual DVS), a los 14 años se traslada a San Francisco con su familia donde ingresa después al seminario de los padres de la Consolata y termina el bachillerato. En 1960 viaja a Brasil, donde hace el noviciado y estudia Filosofía. En 1962 viaja a Italia donde estudia en Turín y se diploma como bachiller en Teología en la Universidad Urbaniana. El 18 de diciembre de 1965 es ordenado sacerdote.
Después de una visita a Argentina, en la que tiene la ocasión de celebrar en Las Varillas con el Padre Lorenzo Mensa, viaja a España. Vuelve después a Argentina y ejerce su sacerdocio en Buenos Aires, en Campana, Merlo y Berazategui. Hasta el año 1981 ejerce como párroco en la ciudad de Lima, provincia de Bs. As. Y como profesor en el colegio de Lima y Capellán de Gendarmería. Viaja a Alemania y ejerce el sacerdocio en la diócesis de Mûnster.
Debido a problemas con el clima, sobre todo falta de luz, se traslada a Italia y se incardina en la aqruidiócesis de Turín, allí ejerce como Capellán en el Hospital Moncalieri y es nombrado para la Comisión de Inmigración de la Conferencia Episcopal Piamontesa. Como representante del movimiento Piemontesi nel Mondo, interviene en el hermanamiento de los monumentos a los piamonteses de San Francisco y Pinerolo. Luego, como representante de la Arquidiócesis de Turín, interviene en la despedida del Padre Mensa de Las Varillas.
En 1994, después de un año y medio de estadía en Essen, Alemania, asume el puesto de director de la Misión de lengua española del Cantón del Jura en Suiza, y se le pide la fundación de la Misión de Lengua Poruguesa del Cantón. Hoy, después de 27 años, continúa como director de esa Misión católica de lenguas española y portuguesa. Durante esos años fue nombrado por 8 años representante de las misiones extranjeras para la Comisión Planificación Pastoral de la Conferencia Episcopal Suiza. Tuvo el agrado de ser invitado oficialmente para concelebrar en Turín con Su Santidad el Papa Juan Pablo II, y luego con el Papa Francisco. En 2019 fue condecorado por el Presidente de Portugal con la Orden del Infante Dom Henrique. En todos estos años se dedicó a la escultura y a la pintura. Hay obras suyas en lugares públicos en Alemania e Italia. Publicó cinco libros en castellano, uno en italiano y otro en piamontés.

Padre Orlando Gaido
Comparte
Next Post

Manuel Calvo: “Córdoba adelanta en materia productiva, en la relación con el campo y en el cuidado del ambiente”.

Así lo expresó el vicegobernador en la ciudad de San Francisco, donde hizo entrega de aportes del programa Buenas Prácticas Agropecuarias (BPA) y defendió el trabajo que realizan las mujeres y hombres de campo. Manuel Calvo, vicegobernador de la provincia, destacó hoy que ”Córdoba adelanta en materia productiva, en la […]

Suscríbete Ahora