Mensaje de Sistema

La última acción no pudo llevarse a cabo.
Error: -.
Intentelo de nuevo más tarde.

Póximamente

La importancia de la hemoterapia y de la donación de sangre

Mario Cervellini, doctor especialista en medicina transfusional, anteriormente llamado hemoterapeuta o técnico en hemoterapia, habló con EL HERALDO acerca de su especialización y la importancia de donar sangre.

Para dedicarse a la hemoterapia, ¿se requiere especializarse?

MC- Según una ley provincial y nacional, todo sanatorio, toda clínica o todo hospital debe tener un servicio de hemoterapia, el cual debe estar guiado por un jefe –que sería el especialista o en el caso de que no haya especialista un especializado.

- ¿Dónde se realiza?

MC- Ahora las cosas cambiaron, yo tuve que cursar tres años en la Universidad Nacional de Córdoba, además estuve en el hospital de la Maternidad provincial, en el Banco de Sangre de la provincia y en la Fundación Banco de Sangre.

Los mismos requerimientos que tiene cualquier joven estudiante, lo tenemos nosotros a distancia y tenemos que cumplirlos.

-¿Cómo funciona este servicio? Ya sea en el Sanatorio Policlínico como también en el Hospital?

MC- Hoy las unidades de sangre que maneja Las Varillas vienen desde Córdoba, las exigencias de los estudios que tiene que tener cada unidad de sangre son muy costosas, entonces directamente se hacen en muy pocos lugares. La provincia lo tiene por un lado y lo privado lo hace en un lugar llamado Villabel, que se encarga de los laboratorios específicos para la sangre.

Acá somos servicio categoría B, a nosotros nos proveen sangre y después se hacen las colectas. Las colectas son como la que se hizo acá en la Cooperativa días atrás: la gente va, dona, esa sangre se lleva a Córdoba, se estudia y después se  distribuye  en diferentes lugares donde la necesiten. 

Exigen que cada sanatorio tenga el servicio y eso lleva a tener sí o sí instrumentales específicos, heladeras con termómetros para conservar la sangre a 4°C, el plasma se debe conservar en un freezer, se guarda la serología por diez años, más todas las especificaciones y todo lo que significa las anotaciones en el libro. Es decir, en cada transfusión se tiene que registrar a qué paciente se le coloca y si hizo una reacción; tenemos un libro de ingreso-egreso que expresa de dónde y cuándo ingresa la sangre y hacia dónde va. Los requisitos son muchos, hay muchas cosas que llenar y pasar, pero lo fundamental es ser especialista.

-Es un tema delicado siempre el de la sangre, ¿cómo es el procedimiento o el proceso cuando alguien necesita sangre?, porque todos tenemos distintos grupos o factores.

MC- Tenés el grupo y el RH, el grupo es la letra –A, B, AB u O- y el RH positivo o negativo. Después hay un montón de subgrupos que son anticuerpos irregulares, que también se investigan; se tiene que hacer esta investigación porque son más de 60, algunos más específicos y otros un poquito más raros. 

Por tener sangre A y transfundir sangre A no significa que va a ser compatible. 

Hay una cosa que nos enseñan apenas empezamos hemoterapia, el grupo sanguíneo del paciente se lo repite siempre, por más que venga con un carnet, por más que ya se lo haya hecho; porque sigue siendo el principal factor de alteraciones en la compatibilidad o problemas, el error del grupo sanguíneo.

A la sangre uno la va procesando y es donde va haciendo diferentes tipos de pruebas; lo básico sería, hacer el grupo y el factor. Hay una prueba que se llama inverso, que es hacerlo al revés, como si uno pusiera mal las cosas entonces al hacer la reacción se confirma lo que la otra decía, se investigan los cuerpos irregulares y se hacen unas pruebas que se llaman coombs. 

Después de hacer esto estudiamos la bolsa que viene y vemos la serología de la bolsa: sífilis, sida, hepatitis, hepatitis C, hepatitis B, HTLV, brucelosis, chagas, entre otros.

A la bolsa que vamos a usar le volvemos a analizar el grupo, y de ahí ya enfrentamos los glóbulos rojos de la bolsa con el suero del paciente. Le vamos haciendo las pruebas para evitar tener un problema con las compatibilidades. Y se hace lo mismo con cada paciente y cada bolsa que se transfunda. Si un paciente lleva dos, cuatro o diez bolsas, no importa la cantidad que sea, se hace la prueba de compatibilidad entre el paciente y cada bolsa.

- A su criterio, ¿ha avanzado mucho la ciencia y la tecnología para que la sangre sea totalmente segura para la gente?

MC- Hoy, con esto, gracias a Dios ha avanzado mucho, el período de ventana de un sida se redujo a siete días, y es prácticamente seguro lo que vos hacés.

Pero lo que más ha asegurado bajar todo esto es que la donación sea voluntaria. Ya no se acepta a ningún paciente al que le hayan pagado, nos cuesta muchísimo hacer que las personas vayan a donar sin necesidad, la mayoría cuando va es porque le pasó algo. Entonces, lo que se busca a nivel mundial, es la donación voluntaria. Voluntaria y altruista –que es ir a donar porque sé que le voy a salvar la vida a otro.

-¿Y hay consciencia de eso? Tanto en Las Varillas como en la provincia.

MC- Cuesta muchísimo. Córdoba que está muy adelantada con lo que es el banco de sangre, ha logrado un poco más pero aun así no es suficiente.

La otra vez con un médico calculamos que en Las Varillas con 800 donaciones tendríamos la cobertura para toda la localidad, para lo que necesite cada uno. Y en la colecta anual, cuando son muy buenas, no se llegan a las 400 donaciones.

Y es un insumo que no podemos sintetizar, necesitamos la sangre sí o sí.

- ¿Hay mucha demanda? ¿Se hacen muchas transfusiones semanales y mensualmente? 

MC-  Hay mucha demanda porque Las Varillas ha crecido y ha absorbido una gran zona. Hasta Sacanta no tenés más clínicas, El Fortín tampoco, queda Pozo del Molle, Carrilobo no tiene más y hasta Laspiur no hay nada.

Y el agrandarse mucho lleva al consumo, por las diferentes patologías. Además, sin necesitar de las transfusiones hemos aprendido a corregir otras cosas como el hierro endovenoso, las cosas que producían anemia y por ahí no se estudiaron en su momento.

La sangre de todas maneras se saca y se divide, no se pasa entera como antes. Entonces de una bolsa de sangre sacás el plasma, del plasma las plaquetas y de ahí los crioprecipitados; cada cosa sirve para diferentes patologías. 

- ¿En el sanatorio y en el hospital, está sólo con el servicio?

MC- Sí, en los dos lugares, pero puede acompañarme un técnico, hay un servicio de hemoterapia que está abocado a eso. De todas maneras, si yo no estoy, hay gente que me cubre. La cobertura es permanente durante los 365 días del año, porque por ahí suceden accidentes o ese tipo de cosas y se tiene que estar, no es algo que tenga un horario específico.

- Y si trabajan en una cirugía, ¿cómo es en ese sentido?

MC: Lo que pasa es que si se puede organizar se organiza, pero la urgencia es urgencia. Si yo no llego a estar siempre queda alguien que lo haga, yo me encargo de que alguien venga, no es que queda desprotegido. Si alguien necesita el servicio a las tres de la mañana, no debe esperar a las siete a ser atendido; cuando se necesite, está.

- Acerca de la concientización, ¿qué faltaría para que la gente tome conciencia?¿Faltaría información o concientización?

MC- Yo creo que es una mezcla de todo, por ahí a uno hasta que no le pasa no lo valora. La falta de información es muy importante, se deben sacar un montón de mitos como que donar te debilita, te engorda o te puede contagiar algo.

Hoy se hacen miles de controles, hasta en la donación se toma la tensión, se mide la hemoglobina y más cosas para proteger al paciente.

Pinchar la vena sigue siendo la única forma de sacar la sangre, que es lo único un poco más traumático, a la gente no le gusta o le asusta; pero yo creo que lo que va a llevar a la gente a hacerlo es la información.

Hoy tenemos algo muy importante que es este seguro de sangre en la Cooperativa, te puede pasar algo en Córdoba y te proveen la sangre. Antes decían que si te operabas del corazón tenías que llevar 50 dadores, pero ¿cómo llevas 50 personas a Córdoba?, entonces yo creo que ese seguro es muy importante y el costo no es significativo, es muy accesible. Se puede donar cada 6 meses, dos veces al año.

- ¿Hay gente que no puede donar?

MC- Se ha reducido muchísimo la gente que no puede donar, antes no te sacaban sangre si estabas tatuado, o si tomabas pastillas para la tensión o si habías tenido hepatitis A. Hoy, en cambio, si a la hepatitis la tuviste antes de los diez años, podés donar sin ningún tipo de problema; si tenés un tatuaje y pasó más de un año desde que te lo hiciste ya podés donar sangre normalmente; si te hiciste un retoque en un tatuaje, también, en seis meses ya podés volver a dar. El peso de las personas se controla, se necesita que pesen más de 50 kg, pero por el hecho de que por cada kg se tiene tanta sangre. Desde los 18 años hasta los 60 se puede donar.

Antes a nosotros como trabajadores de la salud no nos sacaban, hoy sí; salvo que hayamos tenido alguna situación de riesgo y tengamos que esperar, pero también podemos. Yo creo que se solucionaría informando más.




Galeria

Otras noticias en Sociales

  • Horarios Colectivos

    • Próxima salida a Córdoba:
      Empresa: El Porvenir

      04:35 hs.

    • Próxima salida a Villa Maria:
      Empresa: Cordoba Coata

      05:30 hs.

    • Próxima salida a San Fransico:
      Empresa: Buses Lep

      07:40 hs.

  • Farmacias de turno

    • Ahora de turno

      FARMACIA BOSCO

      25 de Mayo 431
    • 21/7 FARMACIA CALLIERI
      San Martin 453
    • 22/7 FARMACIA MARENGO
      BS. AS. y España
    • 23/7 FARMACIA DUGONI
      9 de julio 336